Me llamo Andres Kloster, nací hace 23 años en Bahía Blanca, y vivo desde hace dos en Buenos Aires.

Mi día a día laboral se divide en dos. Por un lado, creo y gestiono proyectos digitales propios, los amplifico, y los monetizo. Por el otro, desde Eleven ofrezco servicios de marketing digital para mejorar la presencia digital de mis clientes, como por ejemplo crearles un sitio web, o ayudarlos a posicionarse en Google.

Creé este blog para escribir sobre lo que fui -y voy- aprendiendo en mi camino por Internet.

Podés escribirme un mail desde acá, o seguirme en Twitter. ¡Nos leemos!

___

Mi historia

En 2000 yo tenía 6 años, y la Revista Genios -una revista infantil que se compraba en mi casa- lanzó una serie de fascículos que se llamaba Mi Primera Guía de Internet. En un rincón de una de las entregas se explicaba cómo funcionaban las webs y que cualquiera podía tener una. Ya ahí, mucho antes de usar Internet por primera vez, decidí que no quería navegar por sitios ajenos, lo que quería era que gente entrara a un sitio hecho por mi.

Varios años después, ya con banda ancha, empecé a investigar cómo crear webs. Y cómo se podía ganar plata con las mismas.

Mi primer sitio se llama todo-juegos-flash.com. Era horrible, pero había algo circulando por Internet que estaba hecho por mi. Acá se puede ver como era en 2008.

Quería aparecer primero en Google cuando la gente buscara ‘juegos’ y tener más visitas que los portales establecidos en esa época, como MiniJuegos.com o Juegos.com. Si bien pequé claramente de exceso de ambiciones, y nunca logé tal cosa, me sirvió para aprender qué tenía en cuenta Google para que un sitio aparezca arriba para determinadas búsquedas. Se llama Optimización para Buscadores (SEO), y es una de las disciplinas a las que me dedico hoy.

Aprendí que había un sistema de publicidad que se llama Google AdSense. La ponías en tu web y si los visitantes cliqueaban en los anuncios, ganabas plata. ¡Iba a poder ganar plata en Internet!

Conocí también gente que ganaba mucho con este sistema, teniendo varios sitios con información específica sobre un tópico, y bien posicionada en Google. En el sector lo denominamos ‘micronicho’.

Creé muchos micronichos, muchísimos. Más de 300 en todos estos años. La mayoría no funcionarion, pero otros sí. También escribí varios blogs, siendo uno de aplicaciones online que se llamaba Reprogramados.com el único que tuvo un moderado éxito en visitas.

Mis ingresos pasivos fueron aumentando a medida que pasaban los meses. A los 18 años logré el objetivo que me había planteado cuando empecé y que mantengo hasta el día de hoy: vivir de Internet.

Nunca dejé de informarme y experimentar desarrollando webs y consiguiéndoles tráfico. El algoritmo de Google con el que ordena los resultados en sus búsquedas fue cambiando y mejorando con el tiempo. El comportamiento general en la red, también: imagínense que cuando yo arranqué era raro que alguien usara Facebook en Argentina. Tuve que adaptarme a todos esos cambios.

En 2016 decidí utilizar el conocimiento aprendido durante todos estos años para ofrecer servicios que mejoren la presencia digital de emprendedores y empresas. Así es como nace Agencia Eleven.