Qué es el linkbuilding y cómo se gestiona correctamente

Uno de los factores que Google toma en cuenta para rankear en sus resultados de búsqueda son los enlaces entrantes que recibe un sitio web.

La lógica subyacente de Google asignándole valor para posicionar a los links, es que estos implican un ‘voto de confianza’ desde la web que emite el enlace hacia la web que lo recibe. Se supone que el dueño de un sitio no coloca enlaces a otros que no sean relevantes para sus visitantes.

Por lo tanto, mayor calidad y cantidad de enlaces implica -con todas las demás variables iguales- un mejor posicionamiento orgánico en el buscador.

La tarea, dentro de la disciplina SEO (Posicionamiento en Google) que se encarga de gestionar los links entrantes para potenciar los rankings, se denomina linkbuilding.

Las viejas épocas

Hace muchos años los SEO descubrimos que Google priorizaba los enlaces por encima de casi cualquier otro factor de posicionamiento.

Un sitio web con mal contenido, mala experiencia del usuario, mala navegabilidad, pero gran cantidad de enlaces entrantes se posicionaba fácilmente.

En ese entonces, SEO era casi sinónimo de linkbuilding, por ser la métrica más relevante y donde debíamos priorizar si queríamos que un sitio alcanzara la primera página de Google.

Actualidad y Google Penguin

En el último tiempo, Google ha ido restándole importancia a los enlaces en su algoritmo de posicionamiento, en parte porque son fácilmente falsificables: puedo pagarle a alguien para que enlace mi web desde la suya y engañar al buscador haciéndole creer que mi sito es más relevante de lo que realmente es.

Las grandes actualizaciones del algoritmo de posicionamiento son bautizadas con nombres de animales. Google Penguin fue una actualización lanzada en abril del 2012, que ponía el énfasis en encontrar y penalizar sitios webs con patrones de enlaces entrantes sospechosos.

Penguin castigó a los sitios de baja calidad que tenían demasiados enlaces entrantes, es decir que la métrica linkbuilding no se correspondía con el resto.

Desde Penguin, es cada vez más complicado posicionar un sitio sólo a fuerza de enlaces. Diría que es imposible.

Hoy una campaña de linkbuilding consiste en conseguir y gestionar enlaces de la forma más natural posible, y que acompañe el lógico crecimiento del sitio en su conjunto, dentro de una estrategia SEO integral.

No todos los enlaces son iguales

Múltiples variables hacen que no todos los links sean lo mismo, y por lo tanto el peso que le asigna Google varía de enlace a enlace. Estas son algunas de las cuestiones principales a tener en cuenta:

Anchor text

También llamado texto ancla, es el texto que el usuario ve y en el cual hace clic para ir a la otra dirección. En siguiente link: Link de Ejemplo el anchor text es ‘Link de Ejemplo’ y apunta a https://twitter.com/AndresKloster.

Autoridad del dominio

No es lo mismo recibir un enlace desde Apple.com que desde este blog. Cuanta más autoridad le asigne Google al sitio que emite el enlace, más valor tendrá el mismo.

Cantidad de enlaces salientes del sitio que enlaza

Cuantos más links salientes tenga una página, menos valor tendrá cada uno de esos links. La potencia se diluye ante la cantidad.

Dofollow o Nofollow

Nofollow es un atributo que se le puede asignar a un enlace al momento de crearlo en HTML, añadiendo ‘rel=nofollow’. Esto implica que Google no rastrea ese enlace, y por lo tanto no le asigna valor como factor de posicionamiento. Un link entrante normal (dofollow) tiene mucho más valor que uno nofollow. Sin embargo, sumar algunos enlaces del segundo tipo sirve para tener un perfil más diverso y natural, cosa que Google también valora.

País del sitio origen

Un enlace desde un sitio argentino, funcionando en un dominio .com.ar por ejemplo, tiene mucho más peso a la hora de posicionar en Google.com.ar.

Lugar del enlace

No es lo mismo un link en el medio del contenido de un artículo, que uno en el footer del sitio donde el usuario normalmente no llegue a ver.

Temática del sitio origen

Si tenemos un ecommerce de muebles no es muy lógico ser enlazado desde un blog de marketing digital. Los enlaces que conecten dos sitios de temáticas no relacionadas tienen menos valor.

Evitando penalizaciones con perfiles de enlaces (que se vean) naturales

Si Google detecta anomalías groseras en el perfil de links entrantes de un sitio, es probable que eso conlleve una penalización en los resultados de búsqueda.

Situaciones que Google detecta y penaliza sin ningún inconveniente: creación de muchos enlaces a un sitio recién creado, links desde webs con muchísimos enlaces salientes (granjas de enlaces), desde sitios de temáticas no relacionados, o desde países con idiomas distinto al de la página destino.

Cuando tenemos una web va creciendo se van recibiendo enlaces de propietarios de sitios que genuinamente enlazan nuestro contenido porque es relevante para su audiencia.

La tarea del SEO es ir creando y curando los enlaces para evitar patrones poco naturales que parezcan que están buscando ‘engañar’ a Google.

Si por ejemplo gestionamos una web de una distribuidora de un determinado producto, y le pedimos a los proveedores que agreguen un enlace a la misma (link relevante para los visitantes de esas webs), buscaremos que no sean todos con el mismo anchor text, que no sean todos colocados en la misma semana, etc. La idea es mostrar la mayor aleatoriedad posible.

Cómo gestionar el linkbuilding

Cuando una web enlaza hacia la nuestra, no nos llega una notificación como si fuera un amigo etiquetándonos en una foto de Facebook. Es por esto que, sobre todo en sitios grandes, se torna casi imposible rastrear los links de forma manual.

Existen aplicaciones que rastrean en tiempo real todo Internet, al igual que lo hace Google, buscando y recopilando los enlaces que van encontrando a su paso. De esa forma, nos puede mostrar todos los enlaces entrantes de un sitio, junto con detallada información de esos links, que como vimos no son todos iguales.

La mejor aplicación para esta tarea es por lejos Ahrefs, seguida por Semrush y Open Site Explorer de Moz. Las tres son de pago mensual, pero es imprescindible contar con al menos una de estas herramientas para poder gestionar el linkbuilding de una campaña SEO.

Cada año pesa menos la variable links para subir en los rankings, pero sigue sirviendo para acelerar o potenciar el posicionamiento en Google.

De todas maneras, nunca hay que perder de vista que la mejor forma para camuflar una campaña de linkbuilding para que no pueda ser detectada por Google, y mejorar los rankings en el buscador, es que el sitio provea una buena experiencia de usuario y tenga visitas. De esa forma, los enlaces creados de forma ‘artificial’ se verán a los ojos de Google como naturales: es totalmente posible que se produzcan estos últimos por la calidad de la web.

2 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *